fbpx

¿CÓMO VAS A IMPRIMIR TU PROYECTO EDITORIAL?

El método de impresión de nuestra obra puede ser clave a la hora de definir el estilo o acabado del proyecto, además que es una de esas cosas que siempre me han encantado en el proceso de creación de cualquier libro, ver el resultado final, su olor, el tacto… 

¡Es casi el paso más emocionante de todo! y no quiero que te frustres por no saber qué imprenta será ideal para nuestro trabajo.

 

Cada tipo de impresión, según se han desarrollado las tecnologías utilizadas para ello, han ido consiguiendo distintos tipos de acabado ajustando cada vez más el coste sin descuidar la calidad, aunque siempre tendremos que tener en cuenta detalles como la cantidad de ejemplares, la encuadernación o nuestra propia exigencia con respecto al resto de detalles visuales.

Un último apunte antes de meterme en materia: Cualquier tipo de ejecución e impresión de trabajo puede ser ideal o acorde con lo que hagamos, es decir, que si nuestro trabajo queremos que esté hecho completamente a mano con recortes, con dibujos originales, con grabados impresos a mano, sellos, impresión doméstica… o lo que sea, es perfectamente lícito y puede ser maravilloso observar el resultado. Cuanto más difícil de reproducir una copia, mayor valor tendrá cada ejemplar al ser único y exclusivo. A mi me encanta. 

 

Paso a contarte pues cuales son los tipos de impresión más usados actualmente y algún tip para que os ayude a decidir uno u otro método.

Offset

Es el sistema de impresión más conocido y prácticamente el más usado para la realización de catálogos, álbumes ilustrados y ejemplares con una calidad de impresión excelente. Por lo general, las impresiones se realizan con el sistema CMYK (Cyan, Magenta, Amarillo y Negro) aunque sus múltiples cuerpos y cilindros permiten hacer variaciones, sustituyendo estos colores por cualquiera de la paleta Pantone (o el sistema de color establecido en esa imprenta) lo que permite realizar piezas una personalización de tu impresión con exactitud.

 

Además, el acabado es fantástico, ya que es un tipo de impresión basado en el sistema litográfico con tintas líquidas y que son absorbidas directamente por el papel, creando una fusión perfecta entre papel y tinta (cosa que no siempre se consigue con la impresión digital).

La pega de este tipo de impresión es que requiere bastantes más pasos de producción que otras, lo que encarece el precio de cada copia en pequeñas tiradas.

 

¿Cuándo te recomiendo Offset? Cuando tu trabajo requiera una cantidad considerable de ejemplares. En el caso de los libros o catálogos, una cifra que supere los 500 ejemplares, ya que hasta ese número quizá haya imprentas que incluso se nieguen a hacerlo por el coste. Además, cuantos más ejemplares tenga una tirada en offset, muuucho más económico va a salir cada ejemplar, lo que vamos a poder aprovechar para obtener mayor beneficio.

Digital

La imprenta digital es la más recurrida para trabajos de autoedición o proyectos de pocos ejemplares, ya que no hay coste de arranque de máquinas o apenas de preparación del trabajo, un proceso más inmediato. Su sistema de color es CMYK y, si no me equivoco, no puedes imprimir con pantones ya que las máquinas están configuradas únicamente con esos colores. Las tintas son de tóner, lo que hará que el secado sea inmediato, pudiendo agilizar mucho más el proceso.

 

La pega es que los acabados son más limitados, ya que la producción con un buen papel o con ciertas características subirían lo suficiente el precio como para pensar en hacerlo en offset.

 

Además, aunque hay acabados fantásticos (Que yo mismo he utilizado para mis proyectos) la tinta suele sobresalir ligeramente del papel con ciertos tipos de papel, creando en algunos casos brillos, no consiguiendo una fusión total entre tinta y papel.

 

¿Cuándo te recomiendo digital? Cuando tu proyecto sea de pocos ejemplares, por debajo de los 500. Al ser un proceso de producción más inmediato, los ejemplares salen, de primeras, bastante económicos y a diferencia del offset la producción de miles de ejemplares no te asegura que se abaraten los costes.

Offset Digital

Un sistema que estoy actualmente investigando y que, por el momento, me está encantando. Básicamente, y como su nombre indica, es una fusión de los sistemas de impresión anteriores en el que no es necesario un proceso tan tedioso como el de el offset sin renunciar a ese acabado perfecto. Además el proceso es casi tan rápido como el proceso digital.

 

Este proceso se consigue con la impresora Indigo de HP, una impresora profesional que van consiguiendo alguna que otra imprenta.

 

Nosotros hemos impreso el trabajo del artista mural Taquen en Offset Digital (Diario de una pausa) en la imprenta Another Press, consiguiendo un resultado fantástico, os dejo alguna foto.

Taquen. Diario de una pausa, la ausencia de movimiento” + Risograph

¿Cuándo te recomiendo Offset Digital? Cuando quieras realizar tu trabajo con un coste medio, con pocos ejemplares, y necesites que tenga un acabado mate. Te digo esto porque, en casos de páginas con brillo (las cuales odio en general) no variará apenas el acabado entre la impresión digital normal y la offset digital, y siempre será la digital más barata. No obstante, pregunta al impresor que escojas que seguramente os sabrá recomendar uno u otro.

Risografía

Este sistema de impresión (la cual me tiene enamorado) nace de la mano de Noburu Hayama en Tokio, diseñado para realizar grandes tiradas de impresiones a un coste reducido. Utiliza un proceso similar a la serigrafía, pero de una manera totalmente mecanizada, con sedas eco que permiten reproducir muchísimas más copias con el mismo acabado que una obra original.

 

La impresión risográfica es una fantástica amiga del medio ambiente, ya que sus tintas están compuestas a base de soja y sin disolventes ni productos nocivos. 

 

El acabado de las copias es super táctil y su sistema de color se basa en colores independientes, similar a los Pantones, aunque no hay tantos colores ni mucho menos (Aprox existen unos 50 o 60 colores, aunque normalmente las imprentas risográficas disponen de unos 6-10 colores, y cada imprenta suele tener distintos).

 

Nuestro proyecto “Japan Pack” de Pablo Dzeko ha sido impreso en su totalidad en Riso con una tinta roja en la imprenta Sandwich Mixto, dándole ese carácter japonés que cierra el trabajo y que lo hace aún más especial. Te dejo una imagen del interior.

¿Cuándo te recomiendo la Risografía? Es super interesante producir trabajos de pocas tiradas en este tipo de impresión, ya que además permite darle ese carácter de obra limitada y seriada. Aparte, para libros de carácter gráfico como fanzines o libros ilustrados, es muy interesante mezclar colores, ya que las tintas son semi transparentes, lo que permite mezclar los colores y obtener resultados fantásticos (y a veces con buenas sorpresas).

Serigrafía

La serigrafía es un clásico que habitualmente se relega a la impresión en textil y productos de merchandising, y que es realmente interesante cuando realizamos una obra en papel.

 

La serigrafía es el método de impresión más manual de todos los vistos, ya que necesitamos crear una matriz en una plancha de seda montada sobre un bastidor, con una serie de procesos o químicos, y que aplicaremos sobre un soporte (como el papel o textil) pasando nosotros mismos la tinta hacia el papel, obteniendo la copia.

 

Esta técnica, se utiliza en la mayoría de ocasiones, para libros de artista con tiradas muy reducidas, ya que conlleva un trabajo y un coste muuuuy superior, lo que dispara el valor único de cada ejemplar, tanto de manera material como económica.

 

¿Cuándo te recomiendo la Serigrafía? Únicamente para proyectos artísticos concretos, como libros de artistas, libros ilustrados, etc., teniendo claro que el coste de ejemplar se va a disparar y que, por su delicadeza y acabado, no podremos distribuir por grandes superficies.

Da igual lo que decidas

Escoger un buen método de impresión es muy importante para terminar de definir nuestro proyecto, pero no te martirices ni dejes de hacerlo por las dudas. Lleva a cabo tu trabajo con el método que, en un principio creas que es más cercano a lo que queráis conseguir y que se adapte bien a vuestro bolsillo. A partir de aquí, la gente va a flipar igualmente con tu proyecto y va a conectar con esa joya que has creado.

 

¿Que no estás contento del todo con el resultado? Pues te habrá servido de experiencia para ver cómo es esa técnica escogida y para ver si sería interesante imprimir de otra manera.

 

Mejor hecho que perfecto.

 

Como consejo final, cuando estés pensando en imprimir tu trabajo en cualquier método de impresión, primero imprime una copia con el método más barato y disponible que tengas, ya sea a base de fotocopias domésticas en casa, en un workcenter, como sea, y siempre en tamaño original. De esta manera, comprobarás de una manera muy rudimentaria si las imágenes están bien, si el papel con el que habéis impreso se parece a lo que queréis, si el formato es muy grande, muy pequeño, si se pixelan las imágenes…

¿Estás pensando en imprimir vuestro trabajo en un formato que no está aquí? ¿o dudas entre alguno del listado? ¡Pregunta en los comentarios a ver si puedo ayudarte! <3

Ayudo a editores independientes a posicionarse en el mercado gracias a un diseño coherente con su proyecto. De la idea a la producción. Director y editor de La Granja Estudio Editorial.

Comment

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad