fbpx
5-MANERAS-DE-FINANCIAR-TU-PROYECTO

5 MANERAS DE FINANCIAR TU PROYECTO EDITORIAL (sin pasar por el banco)

Probablemente todos los que estéis leyendo este post seáis creativos, escritores, ilustradores o diseñadores (por poner algunos ejemplos) con un proyecto editorial entre manos y que os encantaría poder financiar y publicar en algún momento. Sé que puede parecer un camino arduo lleno de aspectos que revisar para que al final no tengáis la manera económica de llevarlo a cabo, por eso quiero quiero hablaros de una de esas piedras en el camino que necesitamos pasar para que todo vaya sobre ruedas: la financiación.

 

En este post quiero tratar este tema desde mi sincera opinión y experiencia, contándoos los distintos caminos de financiación posibles para poder llevar a cabo nuestro libro, revista o proyecto que tantas ganas tenemos de publicar.

 

Quiero dejaros claro desde ya que cada camino tiene unos riesgos y unos beneficios totalmente distintos. Por supuesto no es lo mismo recibir un apoyo económico de una editorial que financiarlo con nuestros propios ahorros, pero lo mismo ocurre con los beneficios obtenidos. Cada caso es distinto y debemos de valorarlo a partir de nuestras posibilidades e intenciones.

 

Voy a intentar clasificarlo desde el punto de vista de menor riesgo económico personal hasta el mayor ¿os parece?

 

¡Va! Vamos a ello 🙂

1. Publicar en una editorial tradicional.

Vale, esta es obvia ¿no? Qué mejor manera de financiar un proyecto que por medio de una editorial que está apostando por nuestro trabajo. Esta es la ideal y por la que todo autor sueña y nos llena de emoción.

En un principio, no hay pegas: 

 

Presentas tu trabajo a un editor (Que recomiendo sea siempre del estilo de nuestro trabajo) y le encanta, por lo que quiere publicarte dentro de su sello. Te ofrece un contrato en el que cedes tus derechos de reproducción y distribución de tu obra (la autoría siempre será tuya) por un % de cada venta de tu libro, dándote X€ en concepto de adelanto de los primeros ejemplares, pudiendo obtener más remuneración dependiendo de las ventas que se vayan realizando. Este % y la cifra del adelanto acaba dependiendo de la magnitud del trabajo, del territorio en el que se va a vender e incluso de cuan grande es la editorial que apostará por tu trabajo. No es lo mismo que una multinacional quiera publicar tu trabajo que una editorial pequeñita, ya que ni la capacidad de distribución ni las ventas ni recursos serán los mismos. Esto hay que tenerlo en cuenta.

 

También quiero daros una llamada de atención con respecto a la publicación con editoriales. No todas las editoriales apuestan por vuestro trabajo ni los contratos tienen que ser beneficiosos para el autor, todo es muy relativo y hay que leer bien las condiciones que nos ofrecen. (Si estás inscrito en la newsletter, ya te conté el caso de mi amigo Dani) (Por si no, un resumen rápido rápido: Muchas editoriales le seleccionan por sus relatos y su trabajo, pero a la hora de la verdad a lo que le seleccionan es a pagar x dinero para editar y publicar su libro, como si de una editorial de AUTOPUBLICACIÓN se tratase. Mientras tanto, estas editoriales se venden como editoriales tradicionales, cuando no lo son. Simplemente recordaros, ¡tened cuidado!)

2. Presentarse a concursos.

A la hora de publicar y financiar nuestro trabajo, existen muchos concursos de editoriales o instituciones que sirven como trampolín para darnos a conocer y que pueden financiar, de manera directa, nuestro proyecto. Los beneficios pueden ser, en muchos casos, incluso mejores que algunos contratos editoriales, ya que ofrecen desde la publicación de la obra hasta exposiciones individuales en galerías, presentaciones en grandes salas o eventos de promoción.

 

El funcionamiento suele ser sencillo sin ningún misterio: 

Se publican unas bases con los requisitos y la temática del concurso. Ya sea por que se adapta a nuestro trabajo o por que vamos a enfrentarnos a él como un encargo, realizamos una propuesta que presentamos en las condiciones que nos marcan y esperamos el veredicto. Si somos los afortunados ganadores, recibiremos el premio (ya sea económico o de otra índole).

 

Normalmente estos concursos suelen ir atados a una serie de condiciones que más tarde firmaremos a modo de contrato, estipuladas en las bases de cada convocatoria (léelo bien antes de presentar ningún trabajo).

 

Por poneros un ejemplo, el Injuve (Instituto de la juventud, en España) publica casi semanalmente todos los premios que le vienen a las manos, ya sea de arte, escritura o hasta tik toks. Por si queréis echarle un vistazo, os dejo el enlace pinchando aquí.

 

También suele convocar sus propios premios para proyectos noveles, atentos a su web y redes sociales. Hay cientos de concursos publicados en la web e intentar recopilar todos daría para una sección entera, así que… ¡a buscar!

3. Crowdfunding o micromecenazgo.

Dentro de la autopublicación, esta opción es de las que más me gustan.

 

Para los que no conozcáis lo que es el Crowdfunding, es una forma de micromecenazgo en el que diseñamos y planificamos gran parte del proyecto y se lo mostramos a nuestro público a través de nuestra web o de alguna plataforma online habilitada para ello para que, si les gusta y quieren que salga adelante, paguen una pequeña cantidad de dinero a cambio de una recompensa. De esta manera, podemos lanzar nuestro proyecto “virtualmente” sin estar completamente desarrollado ni nos hayamos gastado dinero en su producción, ¡es genial!

 

Mi primer proyecto profesional autoeditado salió adelante por medio de crowdfunding, La mudez del ruido • Oda al silencio. Fue una experiencia super bonita y una toma de contacto con todo esto del micromecenazgo, os cuento el procedimiento de como fue y os comparto el link del crowdfunding que realicé:

 

Durante un verano bastante calmado de proyectos (aún estaba en la universidad y los veranos eran para no hacer nada) empecé a desarrollar una idea. Se trataba de dos poemas ilustrados por fragmentos, cada doble página sería un fragmento ilustrado hasta completar así los dos poemas. ¿La singularidad? que se trataban de ilustraciones realizadas con té infusionado y distintos pigmentos naturales como frutas del bosque, etc. Fue un proyecto muy personal que quería simplemente sacar adelante.

 

Descubrí el crowdfunding y su funcionamiento, por lo que me registré en Verkami, una de las plataformas con mayor éxito y que más me gustó (también existen otras internacionales como Kickstarter, Lánzanos o Indiegogo, aunque creo que verkami y Kickstarter suelen enfocarse mejor en el mundo artístico y menos tecnológico).

 

Expliqué mi proyecto brevemente y dispuse una serie de recompensas dependiendo de la donación que cada persona pudiese/quisiese aportar al proyecto. Podéis ver mi proyecto presentado en verkami pinchando aquí.

Durante 40 días, me dediqué en cuerpo y alma a promocionar el proyecto y hablar de él a amigos y familiares por si les interesaba, en redes sociales, etc. Publicar en estas plataformas conlleva también trabajo de promoción al inicio para poder dar a conocer el proyecto.

 

Afortunadamente fue genial y conseguimos el objetivo. Preparé todas las recompensas y celebré un evento de presentación para agradecer en persona el apoyo a toda esa gente que estuvo, darle sus recompensas y disfrutarlo con ellos (ah, y tomar té con pastas de limón riquiiisimas jeje)

 

Fue una experiencia super enriquecedora y, lo más importante, pude publicar mi trabajo con la mayoría de su coste financiado, por lo que las ventas posteriores fueron todo beneficio.

 

Podéis ver el resultado final en mi web personal (pinchando aquí).

 

A día de hoy veo cómo desarrollé el proyecto y podría mejorarlo en muchos aspectos, pero creo algo: lo que mejor funcionó es haber hecho cómplices de un trabajo personal a toda la gente que quiso aportar su granito de arena. Si no tienes naaaada de pasta ni otras posibilidades, recomiendo probar esta opción. Total, ¡no pierdes nada!

 

Os dejo también un video que me flipó de un proyecto musical publicado en las mismas fechas y que me ayudó a entender cómo funcionaba todo esto (además es super pegadiza la canción eeeh ojo cuidado con esto que llevo años cantándola jajaj).

4. Apoyo de amigos o familiares (fff).

Family, friends and fools (como es conocido en inglés) es una de esas opciones que nunca te gustaría hacer por el compromiso que supone con la otra persona pero es una solución rápida si realmente no quieres pasar por ninguna institución ni banco y que, evidentemente, confías en poder recuperar fácilmente la inversión para poder devolverla y poder invitar a una buena merienda a esa persona que ha confiado en ti.

 

Si tienes el tiempo muy ajustado y necesitas agilidad, esta opción puede salvarte el proyecto ya que suele ser inmediata por la confianza, aunque la considero arriesgada a modo personal, ya que acaba siendo una deuda que tienes con una persona y si el proyecto no termina de cuajar o tardas en devolver el dinero, puede afectar a tu relación con el o ella, ¡cuidaito!

5. Autofinanciación.

Financiar nuestro propio libro también es un poco obvio pero quizá muchos no habéis parado a pensar si es para vosotros. Cuando tenemos un proyecto editorial y estamos planteando sacarlo al mercado, tenemos que preguntarnos primero cuál es el entorno y el público al que se va a dirigir. Os lanzo unas preguntas:

¿Es realmente necesario esperar a que una editorial se interese y quiera publicarlo? 

¿Estamos convencidos al 100% de qué va a funcionar o simplemente es una idea que podemos testar con un crowdfunding?

¿Su publicación tiene un objetivo claro (como promoción o segmentación del mercado) o es pura venta de tu trabajo?

Tenemos que tener en cuenta que un libro no deja de ser un objeto más, como puede ser una pieza de cerámica o una joya (como tanto os digo), con unas características concretas que lo catalogan como libro, revista, etc. y que, por ello, puede servirnos para múltiples usos y objetivos y no únicamente como plataforma para impulsarnos hacia la fama o el dinero (como muchos creen).

 

Por ello, si tenemos las cosas claras y la inversión necesaria, podemos perfectamente financiar nosotros mismos el proyecto en busca de ese objetivo que queremos conseguir, sin la necesidad de involucrar a otros factores o mecenas externos que quizá no lo conozcan cómo lo hacemos nosotros.

 

A partir de aquí, las posibilidades son infinitas. Desde ocuparnos nosotros mismos de todo el proceso de edición, corrección, producción, legal, etc a invertir en un estudio editorial que se ocupe de todos estos temas y solo te ocupes de escribir y lograr tus objetivos.

Sin duda saber cómo vamos a financiar nuestro proyecto editorial puede marcar la diferencia entre cumplir nuestros objetivos y sacar adelante un proyecto con las herramientas equivocadas.

 

Estas opciones, claro está, no son las únicas para poder conseguir dinero y publicar, pero tengo la certeza que son las más seguras en cuanto a riesgo económico se refiere. Es lícito y no tiene nada de malo tampoco acudir a bancos o fondos que nos ayuden con el proyecto, peeeero me da mucha más inseguridad y siempre vas a estar mucho más atado a acabar pagando más de lo que has pedido. 

 

Como consejos finales, me gustaría que simplemente os hicieseis las preguntas necesarias y estéis seguros de que es el momento de publicar. Preguntas como:

¿Qué espero conseguir con mi proyecto?

¿Es un trabajo puntual o quiero hacer carrera con esto?

¿Pretendo conseguir el retorno de la inversión a corto plazo o es un trabajo largo en el tiempo?

¿Seré el único involucrado en el proceso o habrá más colaboradores que trabajen conmigo?

 

Estos son solo algunos ejemplos, pero creo que entenderéis lo que os quiero decir. Estad seguros de que es el momento y… ¡al ataque!

 

Una vez tengamos claro todo esto, el proceso de creación es precioso así que a disfrutar 🙂

¿Has llevado a cabo un proyecto y no has salido como esperabas?
¿Tal vez estás pensando en dar el paso y no sabes qué hacer?
Cuéntame en los comentarios y hablamos de ello 🙂

Ayudo a editores independientes a posicionarse en el mercado gracias a un diseño coherente con su proyecto. De la idea a la producción. Director y editor de La Granja Estudio Editorial.

Comment

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad